English Español
Jason Church, Conservador de Objetos, Programa de Investigacion de Materiales

Jason Church, Conservador de Objetos, Programa de Investigacion de Materiales

Hola, en este video le estaremos enseñando los procedimientos básicos para limpiar lápidas de piedra. Hay dos cosas que se deben de recordar: lo primero es que siempre hay que asegurarse de la seguridad personal y lo segundo es no hacer daño a la lápida como tal. La piedra es un material muy duradero, sin embargo, hay que tener en cuenta el hecho de que las piedras pueden verse afectadas por la contaminación y por desgastes naturales a través del tiempo. Así que tenga cuidado antes de proceder con cualquier tratamiento.

Bueno, antes de empezar, revizemos lo que no se debe de hacer. No queremos hacer nada que remueva o haga daño a la superficie original de la piedra. Nunca recomendamos el uso de blanqueadores o otros limpiadores cargados de sales. Tampoco recomendamos el uso de ácidos o bases fuertes. Finalmente, no queremos utilizar ningún tratamiento mecánico que sea abrasivo tales como arena a presión, lavado a presión con agua o herramientas eléctricas como lijadoras o taladros equipados con un cepillo de metal. Todos estos métodos pueden dañar la lápida.

Daño causado por lavado a presión con agua.

Daño causado por lavado a presión con agua.

Veamos algunos de los daños causados por personas bien intencionadas que han limpiados con técnicas pobres.

Ok, ahora que hemos cubierto lo que se debe de evitar, continuemos y establezcamos las reglas principales para como proceder. Manteniendo nuestra política de no hacer daño, es importante seleccionar el método de limpieza más delicado que sea posible para cumplir con esta tarea.

Lo primero que necesitamos hacer es seleccionar nuestras herramientas antes de proceder con las instrucciones de limpieza. Siempre localize su fuente de agua más cercana; se necesita mucha agua para limpiar piedras correctamente. Si su cementerio no tiene un suministro de agua entonces es importante que traiga sus propios barriles o cubos de agua al sitio con usted. También es importante tener el limpiador que haya seleccionado en una botella rozadora. En cuanto a los cepillos, siempre querrá utilizar cerdas suaves, ya sean naturales o sintéticas. La regla general es que si el cepillo se puede utilizar para lavar el capó o cofre de su automóvil entonces se puede utilizar para limpiar piedras históricas.

Sumerja la piedra antes de empezar.

Sumerja la piedra antes de empezar.

Para limpiar con químicos, algunos de los productos aceptables son detergentes, solventes, surfactos, bióxidos y rociado intermitente con agua. Cuando esté buscando el producto de limpieza apropiado para utilizar, trate de encontrar un detergente no-iónico o algún producto que contenga bióxidos con un pH neutral o similar al de la piedra. Podemos aprender más acerca de los limpiadores leyendo la literatura acerca del producto y revisando la hoja de datos sobre la seguridad de materiales (MSDS).

Ahora podemos empezar. Manteniendo nuestra política de no hacer daño, querremos llevar a cabo pequeñas pruebas para asegurarnos de que no le estamos haciendo daño a la piedra.

Hemos evaluado los limpiadores seleccionados y nos gusta las propiedades de este en particular para esta piedra. Aparenta no haber ningún daño causado por el limpiador y la apariencia es satisfactoria, así que vamos a continuar.

Empiece a limpiar el fondo y trabajar su camino a la cima.

Empiece a limpiar el fondo y trabajar su camino a la cima.

Ahora, vamos a empapar la piedra antes de empezar. Las piedras son bien porosas y rápido absorben cualquier limpiador que se le aplique. Empapar la piedra antes de empezar permite que el limpiador se mantenga en la superficie de la piedra. Esto minimiza el impacto en la piedra y maximiza los efectos del limpiador.

Una vez esté empapada la piedra, empezaremos a limpiar desde abajo y lentamente trabajaremos hacia arriba. Empezar de abajo hacia arriba evita que el limpiador corra por la piedra y cree líneas y manchas disparejas en esta.

Queremos utilizar movimientos circulares pequeños mientras trabajamos la superficie; esto ayuda a que el limpiador penetre todas las grietas. A veces es importante cambiar de cepillo si así lo requiere la situación.

En piedras con una gran cantidad de crecimiento biológico o sucio podrá ser necesario que repita los métodos de limpieza más de una vez. Si usted está utilizando un limpiador que contenga bióxidos, tenga en mente que la piedra continuará aclarando por los próximos días.

Usando un cepillo suave y limpio en pequeños círculos.

Usando un cepillo suave y limpio en pequeños círculos.

También, como dijimos antes, vamos a querer utilizar mucha agua. Asegúrese de que mantenga la piedra constantemente enjuagada.

Y aquí lo tenemos.

Hemos cubierto los métodos de limpieza básicos que trabajarán con una variedad de piedras. Estos procedimientos no solamente son útiles para hacer una limpieza general sino que también se pueden llevar a cabo antes de hacer reparaciones más complicadas o algún trabajo de conservación.

Ahora que hemos terminado de limpiar esta lápida, la hemos dejado secar durante la noche para demostrarles que aclarará al secarse.

Tumba de piedra marcador antes (izquierda) y después (derecha) de limpieza.

Monumento de piedra marcador antes (izquierda) y después (derecha) de limpieza.

En esta lápida en particular hemos utilizado un limpiador con bióxido que continuará aclarando durante los próximos días.

Ahora que usted ha visto este video y los procedimientos básicos para limpiar lápidas de piedra, recuerde siempre mantener su seguridad personal y no hacer daño a la lápida como tal. Buena suerte.

Share →

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>